¡Alerta que vienen los ladrones de tiempo!

21 septiembre 2015

El tiempo no se gestiona porque el día tiene 24 horas, ni una más ni una menos, los que nos debemos gestionar somos nosotros. Esta es la primera premisa a tener en cuenta en relación con la gestión de nuestro tiempo.

¿Qué son los ladrones de tiempo? Son malos hábitos que nos dominan y que nos separan de lo que de verdad queremos conseguir, ya sean trabajos, tareas u objetivos.

Es importante tener en cuenta que combatir los ladrones de tiempo no significa tener que ser productivo al 100%, lo que significa es que conseguiremos lo que queremos. La idea es que si un día necesitamos descansar, dediquemos nuestro tiempo a ello; y si un día necesitamos realizar un trabajo en concreto, centremos nuestras horas en realizarlo; o si nos queremos preparar a fondo para una prueba deportiva, encontremos las horas para entrenarnos. Combatir los ladrones de tiempo tiene una única finalidad: ¡nos debe llevar al sitio al que queremos ir!

¿Qué consecuencias traen los ladrones de tiempo? Principalmente problemas relacionados con que nos volvemos más desorganizados, distraídos, siempre con cosas pendientes y al final estamos más estresados. Hasta el que “pasa de todo”, aunque no lo reconozca, se estresa por no conseguir realizar lo que debería.

El primer paso para combatir los ladrones de tiempo es identificarlos. Podemos agruparlos en seis:

  • Interrupciones
  • Improvisación
  • Televisión
  • Internet
  • E-mail
  • Móvil

Cualquiera de estos ladrones de tiempo te puede requerir entre 10 y 30 minutos (mínimo) para que puedas recuperar la concentración en lo que estabas haciendo. Y eso si la recuperas….

Intentaremos facilitarte algunas ideas sencillas y prácticas para combatir cada uno de ellos:

1) Interrupciones: piensa en las interrupciones que tienes con más frecuencia (whatsapp, mensaje de Facebook, familia….) y pon medios para evitarlas. Pueden ser: móvil fuera de la habitación, ordenador desconectado, avisar a tu familia de que necesitas un tiempo de concentración…

2) Improvisación: La improvisación nos puede jugar alguna mala pasada porque si no planificamos bien las tareas puede ser que, aunque las vayamos realizando, nos generen estrés. Cuando pensamos en organizarnos las tareas hay que tener en cuenta:
– Tareas repetitivas (cosas que hacemos cada día): realizarlas en los momentos que estamos cansados.
– Tareas urgentes (hay que hacerlas sí o sí): realizarlas primero.
– Tareas importantes (hacerlas nos aportará bienestar y tranquilidad): realizarlas es lo que a la larga me aportará mejores resultados.

3) Televisión: Mirar la televisión no es que esté mal, el problema es que nos hemos creído que es el mejor modo de descansar. Nos gusta porque nos lo dan todo hecho, pero es una fuente importante de desgaste mental y es una de las principales causas de la procrastincación (tendencia a postergar tareas) sobre lo cual ya publicamos el artículo El ciclo de la procrastinación. Para combatir este ladrón de tiempo una buena recomendación es pensar y decidir qué programas te gustan y no hacer lo típico de “voy a ver qué ponen en la tele”. De esta manera, ver la televisión se convierte en una fuente de bienestar porque has decidido lo que quieres ver pero no te priva de hacer otras cosas que también son importantes para ti. Procura que la televisión no te robe mucho tiempo, ¡te estás perdiendo otras cosas interesantes!

4) Internet: Los malos hábitos relacionados con internet requieren un esfuerzo extra para quitarlos o cambiarlos. Nos gusta y se nos va el tiempo en ello…. Para combatirlo hay un punto esencial: fijar el tiempo máximo que vamos a dedicar cuando se trata de navegar por redes sociales o blogs. El siguiente punto a tener en cuenta es preguntarnos si realmente nos aporta algo lo que estamos mirando y centrarnos en aquello que se ajusta a nuestros intereses. Sobretodo evitar la navegación inconsciente: webs de ocio, ver vídeos y fotos sin parar…..

5) E-mail: El e-mail es un protagonista de nuestras vidas; da igual si lo utilizas en el trabajo, para comunicarte con tus amigos o para ver un sinfín de ofertas de webs a las que estás suscrito… El problema es que no nos han enseñado a trabajar con el e-mail, a veces lo sobrevaloramos porque le damos demasiada importancia, y no nos damos cuenta de que es una herramienta a nuestro servicio y no al revés. Por mi parte, por ejemplo, tengo una cuenta de e-mail en la cual recibo ofertas e información publicitaria y sólo la miro si dispongo de tiempo y ganas, de lo contrario la vacío directamente porque son cosas que ni son imprescindibles ni tampoco van a tener ningún impacto en mi vida. Para las cuentas de e-mails “importantes”, te dejo dos recomendaciones: no abras el e-mail lo primero del día, haz primero una o dos cosas importantes, y no lo dejes permanentemente abierto con notificador de entrada. Lo más adecuado es que lo consultes en determinadas horas del día.

6) Móvil: Es nuestra herramienta por excelencia y es muy importante saber gestionarla para que realmente sea una ayuda en nuestra vida. El móvil genera tres problemas principales:
– Conversaciones largas antes de vernos en persona;
– Contestar instintivamente cualquier llamada (parece que sino igual nos perdemos algo vital)
– No lo sabemos apagar o poner en silencio si la situación lo requiere.
No te das cuenta pero el móvil destruye tu concentración, destruye tu descanso y destruye tu productividad porque te da una sensación de falso aprovechamiento del tiempo. Algunas recomendaciones son: ponlo en silencio de vez en cuando, apágalo si es necesario, y haz saber a los demás las horas a las que sueles estar disponible en el móvil.

Ahora que empieza un nuevo curso escolar, los jóvenes y también los padres (¡algunos funcionamos también con el curso escolar!) se plantean nuevos retos y objetivos. Uno puede ser aprender a gestionarnos el tiempo, es realmente importante. Si tenéis la agenda Bamboo 12-18 años confiamos que el espacio diario para organizar las horas entre 15:00 y 22:00 os sea útil para planificaros, ya sabéis que por la tarde es fácil que os ¡asalten los ladrones de tiempo! Para los adultos también deseamos que nuestra agenda Aligae ¡os pueda ayudar!.

Por último, no se puede hablar de ladrones de tiempo sin mencionar la importancia de saber decir “no”. Hay que aprender a decir no para poder centrarnos en nuestros objetivos e intereses. A veces hacemos cosas que realmente no queremos y lo único que conseguimos es estresarnos porque nos quitan tiempo para realizar las actividades que nos aportan bienestar y que nos conducen hacia nuestras metas. Me atrevo a afirmar que seguramente ¡a todos nos pasa o nos ha pasado!

Mireia Seró
Creadora de CoachingAgenda

PD: Si lo deseas te puedes suscribir a la newsletter de CoachingAgenda o también nos puedes seguir en nuestra página de Facebook. Estarás informado con más recursos que te pueden ayudar en tu día a día.

855

Share
Etiquetas:
  1. nicolas dice:

    Que buen articulo, hacia mucho estaba buscando una publicacion sobre este tema que tenga esta claridad, muchas gracias.

    • Mireia Seró dice:

      Muchas gracias a ti por tu aportación! La verdad es que siempre intento buscar la simplicidad y no irme por las ramas, buscando ideas que nos puedan ayudar a las personas en el día a día, sin entrar en complicadas cuestiones teóricas.

Newsletter

¿Quieres disponer de nuevas ideas para tu motivación y mejora personal??

Suscríbete y te facilitaremos recursos prácticos para tu día a día.

Al enviar este formulario se están aceptando las condiciones legales.

* indicates required
x